Noticias

HAY QUE OPTAR ENTRE EL MACHETE O LA PLANIFICACIÓN

Escrito por gustavo

Desmonte y ocupación de lotes en Sierras Chicas

Por Paco Robles


Las últimas noticias sobre la ocupación de terrenos y desmontes a machete limpio en la zona de Ñu Porá, el debate entre minería y reserva natural abierto en Villa Allende, el conflicto de límites entre ciudades sobre la ruta E 53 resuelto finalmente a favor de Unquillo, la ocupación masiva de terrenos registrada tiempo atrás en Estación Juárez Celman que finalizó con un desalojo compulsivo, son solo algunos de los síntomas que reiteradamente ponen en primer plano el fenomenal proceso de crecimiento poblacional no programado que experimenta el sector que denominamos Sierras Chicas.

Un diagnóstico de la situación muestra la existencia de problemas históricos que se magnifican hoy con una serie de problemas actuales:

Problemas históricos:
Una primera urbanización se registró fuertemente sobre la primera mitad del siglo XX: porteños, santafesinos, rosarinos y de otros lugares de Córdoba y el país, atraídos por la belleza de los paisajes se asentó en el lugar y construyó sobre las márgenes de los ríos y arroyos, con habilitación de los municipios que en aquel entonces no previeron los problemas ambientales.
La deforestación para construir, la extracción de leña, la minería y los incendios han provocado cambios sustanciales que la naturaleza se encarga de recordar todos los años, en los períodos de lluvia, con torrentes de agua que arrasan con todo lo que el hombre construyó.

Problemas actuales:
Hay un segundo proceso de urbanización que se produce por un fenomenal proceso de migración de habitantes de la capital cordobesa que buscan tranquilidad, naturaleza y seguridad, a un paso de la ciudad donde mantienen el centro de sus actividades laborales.
Se produce primero una transferencia de propiedades de uso vacacional a residentes permanentes y luego mediante la adquisición de lotes de viejas y nuevas urbanizaciones.
Gran cantidad de inmuebles de personas residentes en otras provincias son ocupados con fines de usucapión.
El aumento de población ha incrementado entre un 40% y 70% la cantidad de habitantes de las ciudades, posicionando al Departamento Colón como el segundo más poblado, después de Capital y desplazando el histórico lugar de Río Cuarto.
La foto satelital muestra una continuidad urbana de la ciudad de Córdoba con las ciudades de Sierras Chicas, casi sin espacios libres entre La Calera y Salsipuedes.
Este aumento poblacional se realiza en forma repentina y desordenada, con escasa o nula participación del Estado, lo que contribuye a agravar los riesgos ambientales y la prestación de los servicios de energía, agua, gas, cloacas, transporte y pone en crisis la atención de la salud y la educación.

Machete o planificación
Hay una buena noticia que surge de los estudios que realiza el Instituto de Planificación Metropolitana de Córdoba (IPLAM): El 70% de los ejidos municipales de Sierras Chicas todavía no está urbanizado y es allí donde hay que anticiparse para programar cuanto se destinará a reservas naturales, cuánto a futuras urbanizaciones y cuánto para la producción agropecuaria e industrial. El modo más efectivo de hacerlo es mediante la planificación para no repetir la historia. Porque hay que cuidar las cuencas hídricas y respetar el ambiente en armonía con la ocupación poblacional. Es una exigencia para las actuales administraciones municipales.
En el mientras tanto, el machete parece ser la herramienta apropiada para abrir el camino de un crecimiento no programado.





Dejar un comentario