Noticias

Río Ceballos. La justicia otorgó la tutela de tres niñas nacidas en Bolivia a su abuela materna

Escrito por gustavo
Nota: Adriana Ghitti – Jueza de Paz Río Ceballos

Con la intervención de la jueza de Paz local, Adriana Ghitti, el juzgado de Familia de 4° Nominación, consideró especialmente la situación de vulnerabilidad que atraviesan las niñas por su condición de migrantes.

La doctora Silvia Morcillo, titular del juzgado, evaluó que las menores carecen de representación legal y son portadoras de una historia de desamparo.

La abuela de la menores fue atendida por la Asesoría Letrada Móvil en el Juzgado de Paz de Río Ceballos, en función del grado de vulnerabilidad comprobado.

Las niñas, de padre desconocido, fueron institucionalizadas en Bolivia por el órgano de protección de ese país, bajo la figura de “irresponsabilidad materna”.

Luego, el Juzgado de Niñez y Adolescencia de Cochabamba dispuso que fueran puestas bajo la guarda de su abuela materna y autorizó el traslado de las niñas a la Argentina.

A través de la Asesoría Móvil, la abuela materna solicitó ante el Juzgado de Familia de 4° Nominación una tutela anticipada de los niños a su favor.

En ese pedido acompañó un informe social expedido por la doctora Adriana Ghitti, titular del Juzgado de Paz de Río Ceballos, lugar de residencia de los niños.

A su vez, la mujer logró, con la colaboración de la embajada argentina en Bolivia, que el tribunal boliviano interviniente declinara su competencia sobre las niñas a favor del tribunal cordobés. 

Ahora desde hace algunos meses las niñas, de entre 5 y 10 años residen en las Sierras Chicas.

La doctora Ghitti destacó el enorme esfuerzo de la mujer por recuperar sus nietas, tratándose de una persona mayor y de escasos ingresos económicos.

Su esposo es jornalero, tienen una hija con síndrome de down y no tenían dinero ni para el boleto a Córdoba.

Sin embargo su sacrificio y lucha diaria de esta abuela hicieron que la oficina móvil de la justicia cordobesa priorizara el caso y se ocupara rápidamente.

1 comentario

Dejar un comentario